Seas Alabada, la reina del corazón infinito

San Isidro 08 de diciembre de 2019 Por
La hija de Sebi Halo se quedó con el Gran Premio Copa de Plata (G1), prueba central del domingo en el Hipódromo de San Isidro. Fue por dos cuerpos sobre Sankalpa.

banner_infoturf_1200x121_Mesa de trabajo 1

Ver galería Seas Alabada - G.P. Copa de Plata (G1) (8)
1 / 9 - Seas Alabada - G.P. Copa de Plata

GOOD CHANCE

visit bahamas instagram story Copy 2 (1)

Seas Alabada lo hizo. La enorme zaina de Fabio Cacciabue se puso la corona y ratificó en la carrera más importante, para las de su sexo, que es sin dudas la mejor. Pero no fue una victoria más, y no solamente por la importancia en cuanto al calendario e historia de la misma, sino porque la de Los Patrios demostró que además de una gran corredora, tiene un corazón infinito.

“Se nos vino el mundo abajo cuando la vimos que caminaba mal y faltaba menos de una semana para la carrera”, nos contaba su entrenador recordando aquella mañana donde su pupila, tras haber pisado una piedra, un machucón en el vaso parecía dejarla afuera de la carrera con la que tanto habían soñado. Pero apareció el corazón, ese que siempre los distintos sacan a relucir en los momentos más difíciles, y le permitió a ella, junto a todo el trabajo de su stud, poder sobreponerse y salir entera a la pista.

Damian Ramella la conoce a la perfección y le dio un desarrollo perfecto, esperándola todo lo necesario para que la criada por el Haras El Paraiso pueda sostener en los últimos metros, las cargas de las livianas Sankalpa y Joy Epífora, que completaron el podio.

Fueron dos cuerpos en el espejo para la nieta materna de Colonial Affair que empleó un tiempo de 1:58.82 y abonó $1.90.

Párrafo aparte para el enorme Sebi Halo, padrillo por demás generoso, que tenía la “espina” de nunca haber podido conquistar un Grupo 1. Seas Alabada se lo regaló en el final de su carrera, y es más que merecido.

Volvieron a la ganadora, su futuro es una verdadera incógnita. Hasta el momento, y aunque desde su entorno no dieron mayores detalles, una chance muy posible es que la carablanca viaje a Estados Unidos a representar a sus colores. Sino, seguirá aquí en Argentina, donde en solo tres meses se corre el G.P. Latinoamericano…

Así, Seas Alabada se puso la corona definitivamente y le regaló a todo su público la victoria que todos querían ver. Es la mejor y de eso no hay dudas, como tampoco las hay de que ella ya ocupa un lugar de privilegio en el corazón de todo el mundo del turf. ¡Pinga!



Te puede interesar