Campo 2| Inhumano: dejaron a Bolt Cat, su peón y su cuidador, en la calle bajo la lluvia

Actualidad 21 de mayo de 2019 Por
Triste e incomprensible lo sucedido en la noche del domingo en el Campo 2 del Hipódromo de San Isidro. Las autoridades le prohibieron el ingreso a Bolt Cat y el zaino tuvo que pasar la noche en la calle, bajo un árbol y la lluvia.
bolt cat
bolt cat

banner_UTTA

Más que indignante, es triste. Lo ocurrido a Bolt Cat, su peón y Daniel Bordón es realmente inhumano. El relato fue conocido por primera vez esta tarde al aire del programa Radial El Derby, donde el conocido “Bocha” relató cómo las autoridades del Campo 2 del Hipódromo de San Isidro no lo dejaron pasar al caballo, que había corrido esa misma tarde en Palermo. El zaino, se quedaba en Buenos Aires para disputar el Gran Premio Gran Criterium (G1) el próximo sábado.

Bolt Cat corrió la final de la Copa Roberto J. Bullrich en la tarde del sábado en Palermo y por su anotación en el próximo G1 del fin de semana, viajó a San Isidro. “Cuando nos dejó el transporte, la gente de seguridad no nos permitió entrar porque decían que nos faltaba una autorización. Le explicamos que el caballo estaba anotado el sábado en un G1, que había corrido esa tarde en Palermo, que tenía los papeles en orden y la sanidad también, pero no nos dejaban pasar. Además, me decían que si no salía para la calle iban a llamar a la policía”, contaba Daniel Bordon.

Le expliqué a la señora que me atendió por teléfono – Paula según detallaba Daniel- que tal vez había una parte del reglamente que yo no sabía y que tenía que pedir una autorización para ingresar al Campo 2 más allá de la anotación del caballo, pero me dijo que no, que si me dejaban ingresar a ella la iban a echar” Y agrega, lo más triste de la noche: “no nos dejaron pasar, ni siquiera en el costado del Campo 2. Fuimos a la calle, al asfalto, bajo la lluvia y así tuvimos que pasar la noche debajo de un árbol sin poder darle agua o de comer al caballo”.

Creemos que más allá de las desavenencias administrativas, es inhumano dejar a un caballo anotado en una carrera próxima -más siendo un G1 en este caso-, con los papeles correctos, la libreta veterinaria y todo en orden, pasar la noche bajo la lluvia en la calle.

El accionar de las autoridades responsables del Campo 2 de San Isidro en este caso, va a tono con las múltiples quejas plasmadas por muchos profesionales de dicho centro de entrenamiento en el último tiempo: Pastos altos, piedras en la calle, malos tratos al momento de plantear los problemas, etc.

Señores: Si no están capacitados para trabajar en el mundo del turf, y no tiene la sensibilidad necesaria para solucionar problemas que incumben a seres vivos, váyanse y no vuelvan más.

Escuchá la nota completa a Daniel Bordón en El Derby. La entrevista comienza en el minuto 39

Te puede interesar