Luján Asconiga: "fue un sueño hecho realidad"

Entrevistas 05 de agosto de 2019 Por
La joven jocketa se recibió hace algunas semanas y desde la UTTA le hicieron una nota, en el marco de su acompañamiento a las mujeres del turf.
Lujan-1
Lujan Asconiga

banner_UTTA

Detrás de toda meta cumplida hay una historia de esfuerzo y sacrificio. La conquista número 120 de la jocketa María Luján Asconiga, que le permitió conseguir la ansiada graduación en el turf argentino, encierra la reconocida frase que “todo lo que cuesta, vale”. Nadie le regaló nada y, recuperándose de una serie de adversidades; hoy puede disfrutar de un título más que merecido.  La Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) es un sindicato que desarrolla en forma activa políticas para promover la participación de la mujer en el ámbito laboral y el caso de Asconiga merece ser contado.

“En esta profesión arranqué con algo de mala suerte”, se anticipa y cuenta: “Salí de la Escuela de Aprendices de San Isidro en noviembre de 2015 y al mes protagonicé una rodada en donde me fracturé el tobillo derecho y la rodilla izquierda”. Ese golpe la obligó a estar inactiva durante casi un año. Por eso, el reciente triunfo sobre la silla de Redford Sea;  es una especie de sello a una batalla vencida; a una recompensa por nunca bajar los brazos.

Pasó de trabajar en San Isidro a afincarse en La Plata, siendo un cambio muy beneficioso para su trayectoria  y con esa confianza empezaron a llegar los resultados. “Me costó ganar las primeras carreras, pero de a poco se fueron dando las conquistas”, recuerda. En el escenario sureño consiguió esa victoria que la convierte en profesional. “La Plata es mi lugar en el mundo”, sintetiza esta joven de 26 años.                                                                                                             

Humilde y muy trabajadora, la oriunda de Berisso no se olvida de sus orígenes cuando empezó con sus primeras armas en el turf del interior. “Son muchas las personas a las que debo agradecer.  Me han llegado a dar hospedaje, recibido en sus hogares cuando iba a correr como aprendiz a los hipódromos provinciales. Esa experiencia me sirvió para conseguir este presente”, acota en una declaración que lo refleja.                                   

Varias  mujeres lograron destacarse en la hípica. María Luján también ingresó a ese hall de privilegio, aunque opta por mantener los pies en el suelo. “Me falta mucho para lograr lo que consiguieron jocketas que fueron destacadas en este deporte. Ellas fueron referentes. Trato de esforzarme y trabajar día a día. Lo logrado fue un sueño hecho realidad”.                                                                                                                                                             

Asconiga siempre tuvo en claro que su vida iba a esta ligada a los caballos. Su padre llegó a competir en jineteadas  y en el seno de su familia siempre se respiró pasión por la actividad ecuestre.

 Tal es así, que cuando terminó la secundaria se anotó en la universidad para estudiar veterinaria, aunque el oficio de empuñar la fusta pudo más. “Me crié entre caballos y desde muy pequeña ya sabía que quería ser jocketa”, dice quien eligió el camino que ahora la premió con un objetivo para el aplauso. 

Otra amazona que se ganó un espacio en una disciplina que a fines de la década del 70 fue una de las precursoras en darle lugar a la mujer y, hoy tiene una embajadora más.

Te puede interesar