En la carrera de las ilusiones, Miriñaque y el sol

Palermo 08 de septiembre de 2019 Por
El hijo de Hurricane Cat se quedó con el Gran Premio Polla de Potrillos (G1), disputado en la tarde de sábado en el Hipódromo de Palermo. Fue por medio cuerpo sobre Roman Joy.
Ver galería _MG_7050
1 / 10 - _MG_7050

banner_UTTA

Como David contra Goliat, Miriñaque lo hizo. En los últimos 150mts de la carrera de las ilusiones, de esa que todos los años nos da la chance de soñar con un Triple Coronado, se formó un mano a mano que nos hizo acordar al combate bíblico más famoso de la historia. David contra Goliat, el pequeño contra el Gigante. Acá, en Palermo, fue Miriñaque con su infante físico de 436 kilos contra el voluminoso Roman Joy de 506. Y pudo el pequeño, por fuera, con el corazón, con su atropellada corta y efectiva; con un jockey estupendo.

Cruzo el disco el hijo de Hurricane Cat y el sol lo abrazó, lo envolvió con un manto sagrado que luego sería emulado por la manta naranja que lo mostraba a todos como el gran ganador. En las tribunas, también se abrazaría su equipo con María Cristina Muñoz al frente, que con sus cabellos rubios hacía juego con aquel sol que acompañaba a su potrillo. Y todo fue alegría para ellos que tocaron el cielo con las manos y llegaron a la victoria más importante de su vida hípica.

En cuanto a los números, el defensor del Parque Patricios se impuso por medio cuerpo sobre el citado Roman Joy, que demostró ser ese potrillo de gran concepto y ya está pidiendo revancha a gritos con el alargue de distancias, quizás, a su favor. El tiempo empleado por el ganador fue de 1:34.30 para los 1600mts de arena seca.

Párrafo aparte para Francisco Francisco Leandro Fernández Gonçalves, jockey líder de nuestras estadísticas, que lo condujo a la perfección al tordillo y se quitó la espina de ganar alguna de las carreras más importantes de nuestro calendario.

Así, Miriñaque llegó a su tarde de gloria y alcanzó su segundo éxito de Grupo y tercero de su brillante campaña. No se sabe aún si el nieto materno de Honour And Glory irá al césped de San Isidro por el Jockey Club o se quedará en su casa preparando el Nacional. Lo cierto, es con su corazón enorme hizo brillar al globo de Huracán en el cielo dorado de la carrera de las ilusiones.

Te puede interesar