Il Mercato puso el corazón, pudo con el crack y se consagró en el Pellegrini

San Isidro 16 de diciembre de 2018 Por
El hijo de Not For Sale se quedó con el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini 2018, en una edición superlativa y emocionante. El Hipódromo de San Isidro, con un gran marco de público, vibró a la par del zaino del Rubio B que contuvo a Sixties Song por media cabeza.
Ver galería _MG_2035
1 / 7 - Il Mercato - Gran Premio Carlos Pellegrini

banner_UTTA

¡Qué carrera, señoras y señores! La edición 2018 del Carlos Pellegrini fue un verdadero espectáculo. Un hipódromo colmado, un desarrollo emocionante, un puntero con la guapeza de un guerrero, y un crack que superó todo y se llevó una medalla de plata que vale oro.

Firme estuvo Juan Noriega en las riendas del criado por el Haras La Pasión desde que se abrieron las gateras, poniendo a su conducido al frente con autoridad y la convicción de que ese sería el camino a la gloria. Y así corrió el vistoso zaino de 493 kilos viajó al frente, con su sublime galope cargando con la mirada de las 37500 personas que se acercaron al Hipódromo de San Isidro, y ganándole metros a la ilusión en cada paso que recorría al frente. Y así llegaron a la recta final, con los colores del Rubio B al frente, y el crack Sixties Song intentando “zafar” de los golpes que venía sufriendo en pleno codo. En los 350 metros finales, Il Mercato escapaba, pero llegaría la carga de la caballería: Sixties Song por fuera y For The Top por dentro, los cuales pondrían en verdaderos apuros al Not For Sale. Pero parece que de guapo nadie la puede ganar al pupilo de Juan Maldotti el cual puso el alma, contuvo por media cabeza al ganador de la edición 2016 y desató el festejo de su equipo que hace años buscaba –merecidamente- un éxito de este calibre.

El tiempo empleado por el ganador fue de 2:28.52 para los 2400mts de césped pesado. El dividendo: interesantes $17,25.

Así, Il Mercato llegó a la cima de Sudamérica, respondió a su enorme concepto y sacó chapa de pingo en la más difícil. Con esta victoria, se le abren las puertas del mundo al tresañero que seguramente tenga las chances de viajar a Chile, Inglaterra o Estados Unidos.

El presente es suyo, la gloria será eterna, el futuro lo espera.

 



 

Te puede interesar