Cielo Abierto emergió entre las nubes grises

Palermo 15 de septiembre de 2018 Por
La reservada del Haras Vacación se quedó con el Clásico Francisco J. Beazley (G2), prueba central del viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo. Fue por dos cuerpos sobre Paper Mate.
Ver galería _MG_8695
1 / 7 - Pablo Falero y Cielo Abierto - Clásico Beazley (G2)

banner_UTTA

GOOD CHANCE

Su madre había conquistado los clásico Partícula (G2) y Las Heras (L), siendo una notable fondista y ganando desde 1600 a 2200 metros. Su padre, el consagrado Roman Ruler, es uno de los sementales más versátiles de los últimos tiempos. Y, por si esto fuera poco, la zaina había debutado ganando, tenía a Pablo Falero en sus estribos, a Frenkel al frente de su campaña, y a las sedas del Vacación sobre su cruz. Todo salió como era de esperarse: una contundente victoria y a soñar con el Selección.

Está inspirado “el hombre”. Desde que anunció que su retiro está cerca, Pablo Falero vive un momento fenomenal. Ni bien se abrieron los partidores, el jinete oriental soltó adelante con la reservada, mostró intención de correr al frente, pero al ver a Vivi Money acelerar y buscar la delantera, la dejó pasar. Así, viajaron segundos hasta el palo de los 1200mts cuando ya Cielo Abierto era notablemente superior, y asumieron el comando. Desde allí fue todo de ellos: ingresaron a la recta final al frente, se pegaron a los palos y se encomendaron al disco. Fueron dos cuerpos sobre la carga de Paper Mate que insistió desde los 400m finales, pero nunca pudo inquietar a la ganadora.

El tiempo empleado por la nieta materna de Vision And Verse fue de 1:48.77 para los 1800mts de arena seca. El dividendo: $2.70, mediante el cual fue elegida favorita.

Así, Cielo Abierto irrumpió en la tarde gris de Palermo y se quedó con el premio máximo. Sacó boleto a la cita cumbre del próximo 6 de octubre en el Gran Premio Selección (G1), donde su equipo se siente como en casa, y sabe bien como llevarse ese trofeo.

Te puede interesar