Reverencia y silencio: volvió Sixties Song

San Isidro 28 de octubre de 2018 Por
El hijo de Sixties Icon se quedó con el Gran Premio Copa de Oro (G1), prueba central del sábado en el Hipódromo de San Isidro. Fue por dos cuerpos sobre Stivers.
Ver galería SIXTIES SONG (5)
1 / 14 - SIXTIES SONG - Foto Gentileza Gustavo Duprat

banner_UTTA

GOOD CHANCE

El trabajo notable de su equipo, la calidad de su jockey, y un caballo diferente. Sixties Song demostró tener el corazón de los campeones, de los distintos, de los que emocionan. Resurgió del peor momento de su campaña y logró un éxito que dejó muchas enseñanzas.

“Leí muchas cosas que nos dolieron”, nos contaba Lucas Gaitán momentos después de que su pupilo cruzara el disco triunfal, y detallar que a su pupilo lo habían curado de una inflamación en el Bazo.  Y si, a veces la gente es cruel y con Sixties Song muchos lo fueron. Pero, como alguna vez dijo Rudy Tomjanovich -entrenador de los famosos Rockets campeones en el 95 en la NBA-, “nunca hay que subestimar el corazón de un campeón”, porque los buenos siempre aparecen en los momentos más difíciles y rompen con el curso de las cosas.

Pablo Falero estuvo notable en la silla del criado por el Haras Firmamento. Lo llevó expectante, sexto, y lejos de la punta. En pleno codo, ya se veían signos del Sixties Song que todos conocíamos cuando ganaba terreno por fuera, levantaba la cabeza y mostraba su notable acción. Fue así que, al ingresar a la recta final, los futuros ganadores ya se ubicaban a unos dos cuerpos de los punteros, ganaban terreno por fuera y se perfilaban a definir la carrera. En la recta final, Falero no se apuró, esperó por dentro, atacó a Indio Hipólito en los 300mts finales, lo dominó con facilidad, y escapó con su categoría habitual.

Fueron dos cuerpos sobre la carga exterior de Stivers, que tuvo una gran performance, pero nunca pudo inquietar al ganador que empleó 2:25.78 para los 2400mts de césped sexo, y abonó llamativos $8.90.

El “regreso a la vida” de Sixties Song es una gran noticia para la hípica nacional. A nosotros, nos queda la sensación de que la nobleza de los distintos es un regalo que tenemos que disfrutar, y que es muy difícil es superar a un caballo que nunca se rinde.



Te puede interesar